Bienvenidos al Sur

By | 27/03/2011

Ya sé que quizás no sea mi línea de escritura, pero hoy os comento sobre una película, la cual tenía ganas de ver, pero por el hecho de que transcurría en Italia, cosa que siempre me ha gustado y desde que viaje allí más aun.

El caso que este era el único aliciente para que yo viera la película, pues me comentaron que era muy sensiblera, además de un remake francés. El tema es que la he visto y aparte de las bellas imágenes de Italia también he visto algo que hacía tiempo que no veía, y es que a veces creemos que ir a una localidad, o vivir en ella, pequeña es de lo peor que puede existir, pero sin embargo es una de las formas más bonitas de vivir. Quizás sea menos ostentosa, quizás tengamos menos pero tenemos calidad de vida. Algo imprescindible en nuestros días, ya que con pocas cosas también podemos ser felices, esos pequeños detalles que vemos día a día sin prestarles atención, pero que son muy hermosos, siendo la gente muy cálida.

Como veis no os estoy contando la película, pero si me gustaría que la vierais pues tiene su encanto, además de hablar de las relaciones humanas, de pareja y sobre todo de felicidad con lo que tenemos pues el querer mejorar no es malo, quizás si el motivo es porque lo quiera otra persona, pero vivir en el sur es muy bonito.

Diréis pero si este no es del sur, puede ser que sea cierto pero la zona de Extremadura donde vivo siempre ha sido sur, tanto en la distribución militar como en la forma de ser y su gastronomía y sol. Ya los de la zona de Cáceres nos llaman a los de Badajoz belloteros y que somos menos serios que los cacereños, y es porque nuestra hospitalidad y forma de ser es más alegre, menos preocupada. Como diría más de campo (bellotero) pero a mucha honra pues querer vivir como viven en muchas ciudades, es para pensárselo.

Extremadura en sí, es más bonita de lo que muchas personas se piensan en las grandes ciudades, como le paso al protagonista de la película con la zona de Italia, ya que prefieren ir de viaje a zonas donde hay de todo, pero cada vez que recorro Extremadura (cosa que hago bastante) me doy cuenta de que es más bella incluso de lo que pensamos lo que estamos aquí.

En esta película hay una frase que me ha encanto y es “se llora cuando vienes al sur, y se llora cuando te marchas de él”. Aquí suele pasar lo mismo, hace años una pareja de sobre 60 años a los que convencí para que me hicieran una visita por Extremadura, reconocieron que es más bonita de lo que imaginaban, ahora que se han jubilado viven en un pueblo de Cáceres. Estos vinieron al sur, pero no se quisieron marchar.
La felicidad esta en las pequeñas cosas, y en toda España hay pueblos preciosos donde encontrar gente maravillosa, y como veis no os he destripado la peli.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *